Mucha clase en uno de los golpeos decisivos para la resolución de la eliminatoria que dio el ascenso a la Liga 123 al Mirandés.