“No remató el delantero, no remató Espada. Remató un pueblo, remató un estadio. Todo el mundo puso la cabeza…”.