En Sanlúcar tienen un auténtico ángel de la guarda que hizo que el equipo salve el duro trance de tener que disputar un último doble partido por la salvación.